Encuentran al primer hombre que sale negativo en el detector de desigualdad

Encuentran al primer hombre que sale negativo en el detector de desigualdad

por Oso Rulo

Seguramente el primero de muchos

M茅xico.-聽 Un hecho sin precedentes ha eclipsado la atenci贸n de un pa铆s. El Internet vio llegar en los 煤ltimos d铆as la presencia de un dispositivo infalible. Este gadget conocido como “el detector de la desigualdad” ha evidenciado situaciones inc贸modas que siguen ocurriendo en todos los hogares. Millones de hombres han dado positivo por su escasa o nula participaci贸n en las tareas compartidas del hogar.聽 Excusas como “es chamba de mi esposa” o “es que llego bien cansado del trabajo” han relucido en viva voz de muchos de ellos.

Este detector se instala f谩cilmente en cualquier casa, su funci贸n ser谩 sonar la alarma cuando alg煤n miembro de la familia se muestre indiferente o colabore muy poco con los dem谩s, sin importar edad o g茅nero. Cabe mencionar que incluso los propios hijos han activado la alarma de desigualdad, puras sorpresas.

Los primeros reportes apuntan a que millones de mexicanos no han concientizado su responsabilidad en casa. Acciones b谩sicas del autocuidado como lavar los trastes que uno ocupa, hacer el quehacer sin que nadie deba pedirlo o ejercer una paternidad sana con los hijos, son t贸picos que muchos quedan sin responder. Una se帽al de alarma ha relucido ante esta situaci贸n: es momento de un cambio.

Dramatizaci贸n

 

El hombre que sali贸 negativo

Esteban G贸mez, padre mexicano de tres hijos, ocup贸 su tiempo libre (jaja) para probar su suerte en el “detector de desigualdad”. Contra todos los pron贸sticos, el detector no se activ贸 en ning煤n momento. Sorprendido, este se帽or lo comunic贸 a su familia. La noticia fue difundida r谩pidamente entre los vecinos chismosos y por internet. Muchos hombres sorprendidos vieron una se帽al de esperanza en Esteban: si 茅l puede, yo tambi茅n puedo aprobar las alarmas del detector. En el aire algo estaba por cambiar.

La noticia fue recibida como un caso de 茅xito pero Esteban ten铆a otra cosa en mente. Tras una breve y 煤nica entrevista con distintos medios, declar贸 que se sent铆a feliz del resultado, pero que para nada era motivo para felicitarlo, simplemente era su obligaci贸n. Agradeci贸 el tiempo brindado y volvi贸 a sus pendientes para aprovechar el tiempo en familia.

Mientras tanto el detector de desigualdad sigue instal谩ndose en miles de casas . Puesto que la misi贸n no ha acabado por nada del mundo, m谩s personas se suman a reconocer sus posiciones y sus deseos de contribuir de mejor forma a sus hogares. Si est谩s interesado, conoce el detector de la desigualdad aqu铆 mismo.

Te podr铆a interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar