plátano

En tu cara, Avelina Lésper

Mundo deconstruido.- Si crees que el precio del aguacate está caro, espérate a ver el precio del plátano, pues en una galería de arte en Miami se está vendiendo a 120 mil dólares ¡la pieza! Lo que te cuesta un depa en alguna colonia popular, más o menos decente.

¿Y por qué tanto alboroto por un vil plátano pegado con cinta adhesiva en un muro? Pues porque…

Vivimos en una sociedad líquida, deconstruida, problematizada, intertextualizada y post-estética que siempre busca sobrepasar los límites del arte. Por lo que el artista italiano Maurizio Cattalan ha sorprendido en el pre opening del Art Basel Miami Beach con un plátano pegado con una cinta adhesiva a la pared.

Es el día del plátano, chi cheñol

Ustedes dirán, pero quién rayos va a comprar un plátano tan caro. Pues, adivinen, el artista conceptual ya vendió a 120 mil dólares dos ediciones de dicha pieza en la Galerie Perrotin, una galería de arte contemporáneo en París. Por lo que se espera que una tercera edición pueda ser vendida en unos 150 mil dolarucos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

The talk of the town in Miami right now is Maurizio Cattelan’s “Comedian,” a banana ? duct taped to the wall. Two have already sold for $120,000 at Perrotin ? read more, including about the banana my husband, @nnddmmyy, hung on his dorm wall for two years, on Artnet News, link in bio @artnet @galerieperrotin @mauriziocattelan @artbasel #art #conceptualart #banana #sculpture #artbasel #artbaselmiamibeach #artbaselmiami #artfair #artgallery #artwork #whatisart #isthisart #miami #miamibeach #florida #miamiflorida #mauriziocattelan #perrotin #galerieperrotin #artist #bananapeel #ducttape #artnetnews #artcollector #vippreview #artjournalism #artjournalist #openingday #artgallery #gallery #artworld

Una publicación compartida por Sarah Cascone (@sarahecascone) el

La pieza se llama “Comediante”, y representa el símbolo platanoso de la explotación, así como la comicidad y el humor existente en esa fruta. Al principio, Maurizio Cattalan había pensado hacer esto en una escultura; cada vez que viajaba colgaba una banana en su cuarto de hotel “para inspirarse”. Primero probó trabajar en resina y luego en bronce, hasta que al final optó por algo más original e inesperado: un plátano de a deveras.

¿Y luego qué? Compras tu banana, la pegas en una de las paredes de tu residencia, ¿pero cuando se eche a perder te rembolsan la lana o te dan un nuevo plátano? ¿Y si la pieza es adquirida por un museo, tendrán que cambiar el plátano dos o tres veces al día? Eso nunca lo sabremos.

Compartir Artista posmo nivel: pega un plátano en la pared y lo vende a 120 mil dólares

Logo