Ya bajaron quince kilos

México.- Alicia y Miguel, una joven pareja de 32 y 30 años, se encuentra desde hace cuatro días rondando por las calles sin rumbo fijo y aún sin decidir qué es lo que quieren de cenar, o comer, o desayunar, según sea la hora de su crisis e indecisión.

“Le dije a Alicia que fuéramos por unas tortas bien buenas que venden en el Centro, pero ella me dijo que guácala, que siempre comemos tortas y que ya está cansada”, comentó Miguel mientras se comía unas papitas para aguantar el hambre.

“Yo desde hace dos meses le pedí a Micky que fuéramos a la comida árabe, pero dice que eso es para hípsters y que esa comida es insípida, aunque ni siquiera la ha de haber probado, porque él sólo traga tacos y tortas”, replicó Alicia.

De esta manera, han descartado todas las posibilidades gastronómicas que ofrece la Ciudad de México. Con cada sugerencia de uno de los dos, el otro la refuta mencionando cualquier mínimo defecto que pueda tener dicha comida.

“El pozole no, porque ya comimos la semana pasada”, “Pizza ya chole, siempre comemos pizza”, “Comida corrida no, pues siempre hay cucarachas”, “Pollo rostizado, nel, ni está tan chido”, son algunos de los argumentos que han dicho tanto Miguel como Alicia en estos cuatro días.

Según relató Miguel, no es la primera vez que no pueden ponerse de acuerdo con la comida, “por lo regular, uno de los dos explota, grita, hace drama y terminamos comiendo tacos de canasta o hotdogs en el Oxxo, que es lo que seguramente vamos a hacer ahora”, confesó Miguel y pronosticó que después de comer habrán de pasar diez días decidiendo qué serie ver.

 

 

 

Compartir Pareja lleva cuatro días en ayuno al no ponerse de acuerdo sobre qué quieren cenar

Logo