Son tan inocentes…

Todos los que hemos ido a una fiesta de navidad de la oficina sabemos que es destrucción pura en donde las personas más serias terminan abrazando la taza del baño y siempre alguien termina besándose con la persona equivocada.

Pero por más que sepamos que las fiestas de navidad son una verdadera locura, nuestras parejas no pueden saberlo para que nos dejen ir y tenemos que decirles que son mega aburridas, que no se toma nada de alcohol y que lo más divertido de la noche fue que el jefe terminó con la corbata en la frente (cuando en realidad fueron las piernas de la secretaria).

Así es como le comentamos a nuestra pareja de la fiesta y así es cómo sucede en realidad:

1. “Terminó tranquilo, literal acabé hablando de negocios con el patrón”

2. “Hicimos las típicas dinámicas aburridas de todos los años”

3. “Solo estaban las chavas de contabilidad… de flojera”

4. “Literal me tomé una cerveza en toda la noche”

5. “Me regresé solito en Uber”

6. “Como que este año éramos bien poquitos. No prendió nada la fiesta”

7. “No pasó nada extraño, la misma fiesta de hueva de todos los años”

8. “Hasta recogimos todo el desmadre al final”

Si quieres ya dejar de mentirle a tu pareja y enseñarle qué es lo que en realidad sucede en las fiestas de navidad de la oficina, te sugerimos que la lleves a ver “Fiesta de Navidad en la Oficina” este 9 de diciembre para que más o menos se pueda dar una idea de lo que pasa:

Compartir Cómo le cuentas a tu pareja la fiesta de navidad de la oficina vs cómo es en realidad

Logo