Estos compas dejaron su arrocito en la lumbre y un héroe sin capa los tuvo que salvar

Foraneos tenían que ser…

Meméxico – Tener roomies puede ser complicado cuando no se llevan bien, toman cosas que no son suyas se comen tu comida o tienen mascotas cuando tú eres alérgico a todo en el mundo.

Sin embargo, existen otros que se vuelven verdaderos ángeles guardianes y hasta tus mejores amigos, apoyándote en todo, riendo y disfrutando la vida a tu lado, hechos uno para el otro incluso en los descuidos más mecos en los que pueden matar por un incendio a media colonia y perderlo todo.

Ese es el caso de este par, quienes se regresaron a su pueblo porque foraneos y dejaron la estufa prendida. Definitivamente aunque esta persona ya sepa hacer arroz, aún no se puede casar (como diría a su mamá le gustaría), igual y un día deja abierta la llave del agua o las del gas y Dios nos agarre confesados.

En definitiva a este individuo en especifico no le ‘integraron el chip’ cuando nació, por lo que tuvieron que recurrir a un héroe sin capa pero muy hambriento a salvarles la casa .

Adelante con las imágenes

Agradecemos la existencia de esa alma noble que gracias a dedicarse a andar trepando paredes disque por deporte, salvó a todos los que ahí viven de una lamentable tragedia. Ya pongan atención muchacho, luego por eso andan diciendo que los millennials estamos todos mecos.

 

 

 

 

 

 

Compartir Estos compas dejaron su arrocito en la lumbre y un héroe sin capa los tuvo que salvar

Logo