crossfiteros

La cuarentena les ha abierto los ojos

Spartan Gym.- Miles de crossfiteros, amantes de la buena vida y de sudar la gota gorda, se han reunido afuera de los gimnasios, con un metro de Susana Distancia entre cada uno. La razón es que, más tarde que temprano, notaron algo extraño. Habían estado pagando por ejercitarse en bodegas y no en verdaderos gimnasios. Si bien ya habían completado la mensualidad de este mes, los reclamos no se hicieron esperar.

“No es posible que nos vean la cara. Nuestro estilo de vida no es la burla de otros” dijo Benjamín, godín de tiempo parcial, con grandes sueños que no ha encontrado un desodorante clínico perfecto. Estos hombre y mujeres ya eran otros, sus cuerpos, aparte de mal olor, desprendían ira e injusticia. La explotación les había colmado la paciencia.

Mientras esto ocurría afuera de la bodega, los administradores y caseros  del lugar fueron encontrados en Islas Mujeres. El dinero recaudado les había sido suficiente para escapar antes de la contingencia. En conferencia vía skype junto a nuestros corresponsales, respondieron que sus intenciones se han tergiversado y que sus bodegas son lugares aprobados para la actividad física.

Mientras esto ocurría, se descubrió que la bodega también almacenaba  salones de clase, un café internet y lo que vendría siendo una panadería para el siguiente mes.

Oso Rulo
Oso Rulo  Ver otros 597 artículos

Fui al IMSS, nadie me volvió a ver


Compartir Crossfiteros se dan cuenta que pagaban por ejercitarse en bodegas llenas de basura

Logo