Típico que vas a dar una charla sobre adicciones pero llegas hasta las chanclas

No se rían, les podría pasar a ustedes

Internetepec.- Si un día te contratan para dar una plática sobre las adicciones y por qué es malo que te dé sed de la malo, asegúrate nomás que antes no te haya dado sed de la mala y llegues en modo Felipe Calderón a dar plática.

Pues eso fue lo que le sucedió allá, en Argentina, a un individuo llamado José Antonio Gómez Di Vincenzo. Este compa llegó bastante entonado a dar una charla en la Escuela de Capacitación Judicial de la Corte de Justicia de San Juan.

Mientras estaba dando la charla, varios asistentes se percataron de que el tipo andaba ya bien flameado, e incluso intentó ligarse a una asistente susurrándole cosas al oído. O sea que, además de borracho, malacopa.

Los asistentes también dijeron que tenía bien fuerte su tufo de borracho, y que el aliento alcohólico le llegaba hasta el último de la fila. Es posible que se tratara de esos compitas que nos tienen que hablar de perfil porque ni ellos mismos aguantan su aliento.

Una historia de éxito

Asimismo este personaje alcoholizado aplicó la de “me quedo jetón, cuando a mi compa le toque exponer”, un clásico que nos hace pensar que este hombre ya andaba en la última etapa de la peda.

Ahora nomás falta que los que se dieron cuenta de este penoso acontecimiento presenten una denuncia formal. Al parecer, ya la presentaron, pero todavía no se ha tomado algún tipo de acción al respecto.

Esperemos que al conferencista borracho le den un jalón de orejas, pague tres pomos de multa, y, quizás, lo traigan a México para que se vuelva compa de Calderón y juntos den conferencias por el mundo.

Aunque todos ya andan juzgando a este buen hombre, es muy probable que lo único que haya hecho el individuo fue emborracharse para advertir de forma más real sobre los terribles efectos del alcohol. Todo fue parte de un gran performance bien planeado.

 

Compartir Típico que vas a dar una charla sobre adicciones pero llegas hasta las chanclas

Logo