Provincia nivel: colimenses se espantan y huyen al ver a Silverio en calzones

Hay personas que están muy adelantadas a su época… hablamos de Silverio, claro

Parangaricutirimicuaro.- No nos sorprende que las noticias más increíbles de México vengan del interior de la república:

1.

2.

3.

4.

5.

 

Bueno, suficiente carrilla. La verdad es que la Ciudad de México o las pseudocapitales subdesarrolladas no tienen la estirpe ni espíritu que tienen los estados restantes del país. Desde la opulencia mocha incontrolable en Guanajuato hasta el reino marino en las costas de Veracruz, pocas cosas se comparan a esa pulsión de muerte que tienen naciones como Sinaloa. Parece que nada es tan sorprendente como la pequeña historia de hoy que ocurrió en Colima.

Padres de familia reunidos por el odio a Homero Simpson asistieron al coqueto Festival del Volcán, creyeron que era buena idea llevar a sus hijos y familia octogenaria a presenciar el evento de un virtuoso hombre llamado Julián Lede, conocido por el mundo intelectual como Ese asqueroso marrano al que le entregamos nuestra existencia llamado Su Majestad Imperial, Silverio.

Para quien haya asistido a los shows de Silverio sabrá qué esperar de un dios sin igual, claro, era obvio que muchas personas de Colima, por no pedirles que abran Google tantito o tengan electricidad, no sabían lo que les venía. Una experiencia psicodélica que no todos pueden resistir.

Dicen que el aroma del sudor de este profeta puede embriagarte y revelar lenguajes que te conducen a la locura. Su música te hará danzar sin parar alrededor de Yog Sothoth junto a los Primigenios ninguna oportunidad de escape, ni siquiera de morir. Todo bajo la dulce melodía de su canción Salón de Belleza.

Mientras miles de jóvenes se arrulaban en sus vellos púbicos, varios adultos miraban horrorizados la escena que jamás podría imaginar Gaspár Noé. Rapidamente escaparon del recinto y pidieron explicaciones a los organizadores. Sin respuestas a sus quejas, decidieron acudir a Facebook para exponer a este barbaján.

Finalizada la noche, Colima había renacido. Los espectadores que llegaron al final eran nuevos seres humanos, todos listos para cumplir el llamado de que baile con el perro.

Viva su Majestad Imperial, malnacidos asquerosos.

Oso Rulo
Oso Rulo  Ver otros 369 artículos

Fui al IMSS, nadie me volvió a ver


Compartir Provincia nivel: colimenses se espantan y huyen al ver a Silverio en calzones

Logo