Típico que revives a una persona, pero nadie te cree y te demandan

Aleluya, hermanos

Milagros inesperados.- Mientras tanto, en Sudáfrica, un pastor cristiano llamado Alph Lukau, de la iglesia Alleluia Ministries (el “Pare di sufrir” sudafricano) se aventó un numerito de resurrección en una de sus sesiones milagrosas y todo el show fue transmitido en vivo desde su canal de YouTube.

En el video se aprecia a un hombre, supuestamente fallecido tres días antes, quien descansa en paz desde su ataúd. Lukau llega a la escena y con sus superpoderes cristianos le lanza potentes oraciones y bendiciones al difunto, luego le toca la mano y ¡pum!, el muerto resucita ante el asombro de cientos de espectadores.

Obviamente, a muchos no les pareció gracioso el espectáculo del nuevo Lázaro, y afirman que este pastor, ahora sí, está llegando demasiado lejos (o “le está rascando las bolas a diosito”, como se dice en estos lares).

El caso es que esta falsa resurrección se viralizó en redes sociales y los usuarios de inmediato se subieron al tren del mame creando el #ResurrectionChallenge, además de compartir cientos de memes al respecto:

Sí, muy bonito y todo, pero al pastor Alph ya le va a caer una demanda por andar jugándole al milagroso. El obispo sudafricano Elly Mogodiri inició un proceso penal en contra de Lukau, y lo acusa de crimen organizado, fraude y tergiversación.

Además de esta demanda, tres funerarias ya demandaron a Alph por dañar la reputación de sus empresas, pues fueron contratadas para la ceremonia sin saber que se trataba de puro cuento.

Sin embargo, cuando los detractores dijeron que el muertito en realidad no estaba muerto, el pastor argumentó que quizás Dios ya lo había resucitado unos minutos antes y él nomás concluyó el milagro.

En fin, juzguen ustedes mismos. Acá está la parte del video, por si aún no creen en los milagros:

 

Compartir Típico que revives a una persona, pero nadie te cree y te demandan

Logo