Ratero cínico nivel: se persigna luego de robar en la iglesia

Le dicen “El cachetón”

Mundo del mame.- Dicen que para hablar con Dios en la iglesia no necesitas celular, y quizás por eso llegó el inspector de celulares (otras fuentes dicen que se trataba de un ratero) a decomisarle el teléfono a una mujer que se encontraba en plena “Ave María”.

Lo curioso del asunto no fue el robo (eso es el pan de cada día), sino la delicadeza que tuvo este individuo en extraer del bolso el celular, guardárselo y persignarse al momento de salir de la iglesia. Vamos con el video:

Ah, numá, ¿es neta? Y antes de que lamentes el grado de cinismo en México, debes saber que el robo no sucedió aquí. Esto ocurrió en alguna iglesia de Guayaquil, Ecuador.

El wey de suéter azul se hinca según para rezarle a Diosito, pero en lugar de eso ¡tómala!, le decomisa el celular a la mujer. Luego de embolsárselo, al parecer, el sujeto se acerca a una imagen sacra, se persigna y se va.

Quizás eso de persignarse le trae buena vibra en su jornada laboral, muy a la manera de los vendedores de tianguis que se persignan con la primera venta del día, este tipo quizás se persignó porque era el primer celular que se robaba.

Medios locales afirman que el ratero persignado lleva ya un rato sustrayendo celulares usando el mismo modus operandi, y siempre del robo se persigna. Además, testigos afirman que este wey se hace llamar “El cachetón” (es neta). Lo que no sabemos es si Jesucristo ya lo perdonó. Acá está el reportaje completo del terrible caso:

 

 

 

Compartir Ratero cínico nivel: se persigna luego de robar en la iglesia

Logo