11 momentos ridículos que haces cuando te vuelves chavorruco

El difícil camino de ser adulto

Valle del Chavorruco.- Llega el momento en la vida de todo pre-treintañero donde la vieja mula ya no es lo que era, la rosa más bella se marchita, los hijos crecen y el tiempo pasa. De modo que entras, aunque no quieres, al complicado mundo de los chavorrucos, donde hay mucha gastritis, cruda de tres días y pocas oportunidades de tener buenos empleos.

Pero, descuida, no te asustes tanto, es un proceso natural y obligatorio que tendrás que experimentar y sufrir tarde o temprano. Además, recuerda que ser chavorruco tiene sus ventajas, como tener que trabajar para poder vivir, o no usar tanto champú (porque ya no tienes tanto cabello), o predecir el clima cuando te duelen las rodillas.

Sin embargo, también hay momentos que puedes hacer el perro oso, y de eso precisamente te vamos a hablar en esta nota, para que estés prevenido.

Saca papel y lápiz y anota:

 

1. Pelarte por el centro de mesa

2. Volverte cristiano después de haber sido alcohólico durante una década

3. Enojarte porque un niño te dice “señor” o te habla de usted

4. Que tu quincena te dure cinco días

5. Que te dé gastritis sólo con ver un comercial de alitas con chile

6. Correr tras el camión de la basura y no alcanzarlo

7. Ir a vivir solo y descubrir que nunca has aprendido a prender el bóiler

8. Bailar como tu tía/ bailar con tu tía

9. Luchar media hora contra tu pantalón que hace tres años aún te quedaba

10. Tener una ligera tos, consultar en Google tus síntomas y concluir que ya tienes cáncer

11. Despertar a las nueve de la mañana todo asustado porque ya se te hizo tarde, y luego recordar que es domingo

Compartir 11 momentos ridículos que haces cuando te vuelves chavorruco

Logo