Desde odiarlo porque va muy rápido hasta odiarlo porque va muy lento

México.- Esta hermosa, ecológica y sabia religión a la que llamamos pobreza nos ha enseñado a sobrevivir ante múltiples adversidades que nos enfrentamos día con día justamente por no tener dinero para que nuestra vida sea más fácil o algo así.

Una de las más graves adversidades es tener que viajar en transporte público que siempre está en malas condiciones. La cuestión no es que todos viajemos en transporte particular para evitar la falta de eficiencia del transporte público, sino que éste funcione un poco mejor y no produzca traumas en las personas que lo usan a diario.

Sin embargo, detrás de toda tragedia de pobre existe una oportunidad para tener más barrio y volvernos más fuertes. Por ello, aquí te presentamos diez pesadillas que seguramente has vivido en el transporte público y diez ventajas que hay detrás de cada pesadilla. Veamos:

 

1. Pesadilla: Los estrechos asientos hacen que se te chinguen las rodillas.

Ventaja: Si se te chingan las rodillas puedes predecir el clima cada vez que te duelan o puedes poner como pretexto ese dolor cuando fracases en algo.

2. Pesadilla: El chofer le “mete pata”, podrías salir volando o el transporte podría chocar.

Ventaja: Te vuelves creyente (porque comienzas a rezar).

3. Pesadilla: El payasito que se sube y debes hacerte el dormido para que te haga bullying.

Ventaja: Aprendes a socializar.

4. Pesadilla: Que ya no alcances asiento.

Ventaja: Puedes no agarrarte del tubo y fingir que vas surfeando en esa gran ola que se llama pobreza.

5. Pesadilla: Te quedas dormido y te pasas quince cuadras.

Ventaja: Tienes que caminar y haces ejercicio.

6. Pesadilla: La gente no se recorre y ya no cabes.

Ventaja: Viajas colgado de la puerta y disfrutas el aire fresco (no lo haga, compa, es peligroso).

7. Pesadilla: El chofer pone puras rolas de Los Temerarios o cosas por el estilo.

Ventaja: Te vuelves conocedor de música que jamás escucharías por tu cuenta (o, si no, te pones tus audífonos e ignoras todo).

 

8. Pesadilla: A tu lado se sienta una chica o un chico que te gusta mucho, pero no puedes hacerle la plática porque eso te convertiría en un pervertido macho acosador.

Ventaja: Puedes fingir que ya son novios, pero van viajando en silencio porque tu pareja está enojada contigo porque revisó tu celular.

9. Pesadilla: Unos tipos extraños se suben al camión y lo asaltan.

Ventaja: Nel, aquí no hay ventaja.

10. Pesadilla: Que ya no alcances el último camión y debas gastar en taxi o caminar hasta tu casa.

Ventaja: Aprendes a valorar tu dinero, pues recuerdas que cuando eres pobre porque usas camión, puedes ser aún más pobre al tener que tomar taxi por no alcanzar la última micro.

Compartir 10 pesadillas que todos padecemos en el transporte público

Logo