Momento exacto en el que el “Piojo” Herrera quiso hacer una lagartija y se quedó como tortuguita

¡Aaawwwww, bebé!

Coapinski – Miguel Herrera, extécnico de la Selección Nacional y capitán del barco americanista (otra vez) se ha caracterizado a lo largo de su carrera por ser un personaje temperamental que más bien resulta ser un alma incomprendida. La verdad nosotros siempre hemos querido apapacharlo y besarle la frente con amor de madre.

Este güerito precioso nos ha dado triunfos, risas y a veces hasta nos ha sacado de onda, como cuando se llevó a todo el América a jugarse el repechaje de Brasil o cuando él y su loca criatura le cantaron un tiro a Martinoli y al Dr. García en el aeropuerto, dándole así una Lady más a esta nación:

Esta ocasión el buen Jabba de Hutt nacional nos dejó entrever un poco de la ternura que vive en su ser, la perseverancia, la buena onda y desde luego el enorme compromiso y responsabilidad que tiene ante el “chécate, mídete, muévete”.

Fue en Coapa donde se le vio al técnico disfrutar del sol y ejercitando su atlético cuerpo hasta quedar terriblemente agotado, lo que le impedía ponerse de pie y regresar a vigilar a sus pupilos.

IMAGENES FUERTES, SE RECOMIENDA DISCRECIÓN.

Ninguno de esos groseros lo ayudo y el señor Herrera ya lucía desesperado.

Alguien hasta se fue a asomar nada más para burlarse ¡qué grosero!

Nuestro Miguelón se quedo sobre el pasto cual tortuguita panza arriba, esperamos que alguien ya haya ido a rescatarlo porque allá en Coapita siempre hace frío y con las lluvias se nos puede enfermar, o peor aún, sus rodillitas le pueden doler.

Compartir Momento exacto en el que el “Piojo” Herrera quiso hacer una lagartija y se quedó como tortuguita

Logo