Cuando tienes club de tejido en la mañana y un atraco con picahielo por la tarde

“Me saludas a tu mami”, dijo después del robo

México.- Los permisos que se dan cuando las personas llegan a la tercera edad son magníficos pero también injustos. Quizá el fin de tu vida te hace reflexionar sobre lo poco que te importa el resto de la gente y hasta tu familia, por lo que poco a poco te desvinculas de las normas y comienzas a conducir como un loco, te quedas estorbando con el carrito del súper, y hasta te das permiso de insultar a los niños nada más por diversión.

El caso de estas dulces abuelitas se fue al extremo, justo donde llega el deseo humano más naco que se puede tener: el robo a otro paisano.

Dos dulces abuelitas que abordaron el Metrobús en la estación de Chilpancingo fueron detenidas por agentes de seguridad, debido al reporte de una joven de 23 años que había sido sometida para después despojarla de su celular.

Al parecer, las abuelas del mal, una de 65 y otra de 66 años de edad, utilizaron como principal arma un picahielo que les fue decomisado después de la detención, además del celular en cuestión. Ambas tuvieron que aplazar su clase de cerámica porque terminaron en el  MInisterio Público.

Castigada y sin novelas, abue. Muy mal, manazo para usted.

 

Compartir Cuando tienes club de tejido en la mañana y un atraco con picahielo por la tarde

Logo