Cuando tus letras son tan "banales y poco creativas" que no merecen su copyright

Cuando tus letras son tan “banales y poco creativas” que no merecen su copyright

por Redacción

Jueces gonna hate, hate, hate…

M√©xico.- Cada exitosa celebridad tiene que enfrentarse, por lo menos unas 457 veces en su carrera art√≠stica, a las demandas que se interponen entre ellos y sus millones de d√≥lares. Siempre hay un oportunista que est√° esperando el momento de echarles en cara algo que, en la mayor√≠a de las ocasiones, es completamente est√ļpido.

Esto le pas√≥ a Taylor Swift, la millennial m√°s exitosa de esta generaci√≥n, con un grupo de igualadas dosmileras llamadas 3LW que quisieron interponer una demanda por plagio de la canci√≥n “Playas Gon’Play”.

Esto entr√≥ a juzgados y el resultado fue lo que todo el mundo esperaba: la supremacia blanca vuelve a ganar a favor de do√Īa Swift.

 

Oh no, pero esto no se queda as√≠, no sin antes un poco de cr√≠tica constructiva a la m√ļsica de ambas partes, pues el juez Michael Fitzgerald dijo lo que todos est√°bamos pensando en su siguiente dictamen:

“Ala verga, me vale verga prro”.

O en términos legales:

“Las letras supuestamente infringidas son frases cortas que carecen del m√≠nimo de originalidad y creatividad, factores requeridos para la protecci√≥n de derechos de autor.¬†El concepto de actores que act√ļan de acuerdo con su naturaleza (haters gonna hate, players gonna play) no es para nada creativo. Es banal”.

Entonces el juez dictamin√≥ a favor de Taylor, y propuso una nueva fecha para que los demandantes dieran otra prueba que no fuera”ah yo la pens√© primero”.

Por su parte, Taylor Swift se quedó llorando en su mansión, junto a todos sus sirvientes, mientras esperaba su jet para volar a la casa de Shakira, artista que también se ha visto envuelta en escándalos de plagio, mientras limpiaban sus lágrimas con billetes de a mil.

 

Te podría interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar