Algunos también dicen “Impreso en Barcelona”

México.- Un lector habitual de la Ciudad de México protagonizó un escándalo en una librería local tras reclamar al encargado de la tienda que todos los libros que ha leído tienen el mismo final, exigiendo la devolución total de su dinero.

Tras la negativa del encargado, el lector comenzó a gritar e insultar a todo el personal de la tienda quien evitaba un enfrentamiento físico con el agresor sacándolo del lugar. La situación se puso cada vez más tensa y el joven tuvo que ser custodiado por las autoridades locales.

De acuerdo con las declaraciones, el lector habitual habitualmente leía libros debido a su gusto por la lectura, pero se dio cuenta de algo que no lo dejaba leer en paz, al final de cada libro aparecían las palabras “impreso en España”, un enunciado que no tenía sentido con ningún título que había leído, salvo algunas excepciones que decían “impreso en Barcelona”,“impreso en México” o el libro “Más de mil libros impresos en España”.

El misterio de la extraña frase aún no ha sido revelado

 

El estrés y la paranoia se adueñaron del individuo que no sabía lo que ocurría y por más que trataba de leer un libro nuevo la misma leyenda aparecía dejándolo intranquilo y sin conseguir explicación alguna.

Convencido de que se trataba de un defecto de fabricación, el lector habitual exigió en la librería la devolución total de todos los libros que había comprado en el año que suman un total de dos libros y medio. El reclamo fue desechado por el gerente de la librería al no encontrar defecto alguno en los libros, situación que desató la furia del lector quien sufrió una crisis nerviosa.

Tras el altercado el joven salió a preguntarle a las personas el significado de la aterradora frase, pero ningún mexicano entendió a qué se refería debido a que nadie sabía leer. Desorientado y solo, el sujeto fue puesto a disposición de las autoridades y se espera que dentro de unas horas pueda ser trasladado a un sanatorio mental, lugar donde tendrá toda la paz para leer tranquilamente.

Compartir Lector habitual se muestra harto de que todos sus libros terminen en “Impreso en España”

Logo