3. Contar chistes malos

Valle de Chavorrucos.- Todos habremos de experimentar ese doloroso proceso en que nuestras expresiones comienzan a sonar anticuadas y debemos resignarnos (o no) a ser jóvenes sólo del corazón, porque lo demás ya habrá comenzado a traquetearse. A ese momento de nuestra vida lo conocemos como Chavorruquecencia.

La chavorruquecencia es inevitable y habrá de llegarle incluso a los más morritos. Es cierto que la única manera de saber si se es chavorruco es sabiendo nuestra edad. Si ya estás en los treinta y tantos, seguro ya chavorruqueciste.

Pero no todo treintón llega a ser chavorruco, eso dependerá de ciertas actitudes que tome en su vida. Así que, para que sepas de una vez por todas si eres o no chavorruco, te preparamos 5 situaciones que te podrían volver uno de ellos. Aquí te va la lista, anótale bien:

 

1. Decir: “eso antes era mejor”

2. Usar una playera de Nirvana (o del Haragán, si eres barrio)

3. Contar malos chistes

4. Ir a un concierto de Metallica

5. Querer armar el slam en los conciertos (o el portazo en un concierto de Caifanes)

6. Saber bailar sin equivocarte la del Payaso de Rodeo

7. Gritar “¡qué poca madre!” Cuando escuchas la canción “Llegando a la fiesta”

8. Que tengas un raro dolor en la rodilla que nunca antes habías sentido

9. Seguir pensando que Fey tiene 19 años

10. Regresar a las doce de la noche de alguna fiesta (no como cuando te quedabas)

11. Asustarte mucho cuando se te pierde un tupper

12. Emocionarte cuando ponen “La Macarena”

13. Despertar los domingos a las ocho AM aunque no tengas nada que hacer

14. Explicar alguna situación diciendo: “como dice mi papá…”, “como dice mi mamá…”

15. De repente, sentir que aún tienes 17 y querer ligar a una de 16

Compartir 15 situaciones que te hacen sentir en las últimas aunque sigas joven

Logo