“¿Se lo cuido joven?” *Se lo raya*

México.- Comprarse un carro nuevo o usado no tan jodido siempre es bien bonito. Es el resultado de años de esfuerzo, dedicación, trabajo o de ser hijo de un alto funcionario que te regala de a montones o bien, ser heredero de una máxima fortuna africana.

Sea como sea, el sentimiento está muy chido y te hace sentir bien contigo mismo y crees que todo se te va a solucionar, pero la verdad es que no.

Aquí te dejamos algunos puntos realistas sobre el tema:

Piensas que llegarás temprano porque traes tu nave, pero en realidad todos creen lo mismo, llegas mucho más tarde, viejo y casi muerto:

1

Quieres traerlo siempre limpio y reluciente, pero la verdad es que acaba siempre con caca de paloma, rayado por la gente que va pasando caminando y sin llantas:

2

Crees que todo es color de rosa, que tus caminos serán divertidos, amenos, llenos de alegría y mariposas con felicidad, pero en realidad diario te terminas topando con marchas, cierres de calles, procesiones y tráfico eterno:

3

Tus finanzas crecerán porque todo el varo que te gastabas en pasajes y camiones te lo vas a ahorrar… según tú pero no tomaste en cuenta la gasolina:

4

Compartir Expectativa vs realidad de intentar tener coche en la CDMX

Logo