“Hola, ¿tienes 5 minutitos?”

México.- Había una vez algo en México que se llamaba privacidad y respeto al espacio personal, hoy ya es una fantasía.

Y es que hace algunos años, existían los Testigos de Jehova, unos seres que se dedicaban a tocar puerta por puerta y no importando si querías o no, si les abrías o no, entraban y te hablaban de cosas que ni ellos entendían.

Algo así como los voluntarios de Green Peace, una organización sin fines de lucro, dedicaba a preservar la flora y fauna de nuestro planeta en decadencia. Y es que eso no está mal, todos debemos ayudar un poco, el chiste es cuando vas en la calle caminando en tu día a día y se te acercan sus voluntarios tal cual vendedores de cupcakes, con una grand sonrisa en sus bocas, estorbando tu paso, invadiendo tu espacio, limitando tu rutina e imponiéndose frente a ti para hacerte la gran pregunta que hacen más de 200,000 mil veces al día… ¡¡¡HOLA!!! ¿¿¿TIENES 5 MINUTITOS???… Donde todos sabemos que no son 5 minutitos, la plática dura alrededor de 25 minutos y si tratas paciente y formalmente de hacerte a un lado, te seguirán y si te molestas, se ofenden.

Situación que molestado a la comunidad vendedora de cupcakes mientras estás comiendo o de igual manera, caminando hacia tu destino, y no se quedarán atrás:

No es no señor, nosotros como vendedores ambulantes de cupcakes no nos vamos a quedar en segundo lugar, nosotros debemos ser los más molestos, los que a la gente más le huye cuando nos ven, ningún hippie va a llegar a molestar y quitar nuestra posición, por lo menos nosotros los hacemos reír con nuestros gastados chistes, marcharemos, oh sí qué marcharemos durante 4 días hasta quitarlos de las calles”, comentó Raúl N, Gutiérrez, líder del inexistente sindicato de vendedores ilegales de cupcakes clandestinos.

A dicha cruzada, se les unirán también:

1.- Los voluntarios de UNICEF.

2.- Los encuestadores del INE.

3.- Los estudiantes de comunicación que hacen sondeos y conteos públicos.

4.- Los voluntarios de PETA.

5.-Los voluntarios de Amnistía Internacional.

 

Esperemos todo salga bien, ya que las calles de la ciudad de verdad merece que más gente esté ahí afuera pidiendo dinero.

Compartir Háganse a un lado vendedores de cupcakes, voluntarios de Greenpeace serán los más molestos ahora