O como algunos pronuncian muy pomposamente: “Edgar Allan Pú”

México.- La literatura es un arte al que se le tiene que entrar con mucha seriedad, por lo que las personas expresan su profunda hueva al tener un acercamiento obligado en la escuela. Por esta razón, los niveles de poca lectura que tenemos en México son proporcional a los partidos del América que hay al año.

Es por eso que medios informativos en busca de la educación como es este portal, nos damos a la tarea de buscar una manera sencilla de contar viejos clásicos de la literatura para que nuevas generaciones se enriquezcan con estas lecturas.

Edgar Allan Poe hace un mash up con el oso amarillo más enternecedor en las siguientes lecturas preparadas para ustedes.

 

1. La caja oblonga de Miel

En esta historia narra una travesía marina y una misteriosa y deliciosa caja de dulce miel. El marino se entera que su ex compañero de universidad, Christopher Robin está a bordo con su mujer y dos hermanas, aunque ha reservado tres cabinas.

Esto sorprende al marinero por lo cual se plantea varia hipótesis del por qué habrían reservado tres camarotes. Llega a la conclusión de que posiblemente lo reservó para llevar alguna cosa de valor que quisiese tener a la vista, por ejemplo, una deliciosa caja de miel.

Al estar a punto de zarpar se da cuenta que lo único que tenia de equipaje el señor Christopher Robin era una caja de madera de pino de forma oblonga, cuyo dulce contenido no había sido revelado.

 

2.- El retrato Oval de Christopher Robin

Este relato narra la historia de un hombre herido que pasa la noche en un castillo abandonado recientemente y en un retrato oval de un joven que estaba pintado de medio cuerpo, que llama la atención en cada momento que trata de no pensarlo.

Un joven de singular belleza llamado Christopher Robin estaba enamorado de un pintor que le hizo un retrato, de forma que todos los días él tenía que subir a su torre para ser pintado durante horas. El tiempo pasaba y el joven se iba marchitando, el retrato concluye cuando el pintor da los últimos retoques al cuadro, pero al voltear a mostrar a su muso el cuadro, ¡estaba muerto!

3.-Tigger, el Gato Negro

Un hombre que tenía gran pasión por los animales adquirió, después de casarse, un gato llamado Tigger, pero su nueva esposa no quería su mascota. El hombre, influido por la superstición de su esposa y lleno de rabia, un día tomó un cortaplumas e hirió a Tigger cortándole un ojo, posteriormente tomó al gato y lo estranguló.

Lo singular del penoso suceso fue que, al anochecer, la casa del hombre se incendió y solo quedó una viga en pie, con la imagen del pobre Tigger grabada. Posteriormente, el atribulado hombre adquirió otro gato al que también maltrató, y cuando su esposa intento impedirlo, el fulano se desquitó con ella, luego los vecinos acusaron al hombre con la policía, quienes registraron su casa, y al escuchar golpes en la pared, encontraron al pobre Tigger con el cuerpo de su esposa.

 4.- Puerquito y el Péndulo

El protagonista es un puerquito sentenciado a la muerte por monjes debido a la Inquisición en Toledo. El Puerquito se ve encerrado en una sala oscura con un pozo en su centro, sin saber dónde estaba debido a su pérdida de conciencia anteriormente. Éste se enfrenta a diferentes obstáculos, como no caer en el pozo y hacer que las ratas rompan sus amarras.

Puerquito, en medio de la última prueba, es salvado por el General Topo, quien pertenecía al ejército del Bosque de los Cien Acres.5.-La verdad sobre el caso del Señor Igor “El Burrito” Valdemar

El protagonista anónimo, conocido como Mr. Sanders, tiene un interés especial sobre la hipnosis, y quiere llevar a cabo un experimento jamás realizado. Su intención es hipnotizar a un burrito llamado Igor, un pobre burro enfermo de diabetes por la miel que Winnie Pooh lo obligaba a comer.

Cuando llegan las últimas horas de vida del señor Igor “Burrito” Valdemar, el protagonista, con ayuda del doctor Christopher Robin, hipnotiza al enfermo, que empezó a presentar todos los síntomas de una persona influida por el magnetismo, su mirada se le hizo como el de una persona con sonambulismo.

Después de un rato de haber muerto, de la boca de Burrito salió una voz que contestaría la pregunta de hacia un rato que decía “No estaba muerto, estaba muriendo, ahora si estoy muerto”, y al despertarlo simplemente éste se empezó a contraer y se empezó a pudrir, como un muerto ya de varios años.

Roy Bobadilla Ver otros 136 artículos

Presidente del club de fans de MC Dinero


Compartir Te traemos los 5 mejores cuentos de Edgar Allan Pooh