Típico que cuidas a un perrito durante tres años y resulta que es un lobo

¿Lobo estás allí?

Cuna de lobos.- De los creadores de “Rescaté a un perro y resultó ser un coyote” y “Cuidé a un gatito y resultó ser un pequeño puma”, llega el último gran éxito de la naturaleza salvaje: un hombre cuidó a un perro durante tres años y resultó que en realidad era un lobo ibérico.

El hecho comenzó cuando Michel, un hombre alemán, se mudó a vivir a Galicia, España, y ahí adquirió a una perrita de raza lobo checoslovaco (raza que surgió de la cruza de pastor alemán y un lobo europeo), o eso fue lo que él sabía y la idea que tuvo durante tres largos años que convivió con esta loba.

La perrita tenía hasta su pedigree y un chip por si se extraviaba. Hasta ahí todo bien, e incluso la supuesta perrita se cruzó con un perro y tuvo cuatro cachorros. Sin embargo, la mascota fue creciendo y los vecinos bien chismosos comenzaron a sospechar de que no se trataba de un perro.

¿Error humano o perrita impostora?

En consecuencia, los vecinos reportaron sus sospechas con el Servicio de Protección a la Naturaleza. Los del servicio llegaron a la casa de Michel y le pidieron una muestra de sangre de su mascota, para revisar el ADN del canino.

Y el caso fue tan grande que el Departamento de Medio Ambiente del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil informó en un comunicado que, efectivamente, no era una perrita, sino un auténtico ejemplar de lobo ibérico (canis lupus signatus).

Lo triste del asunto es que, después de tres largos años de amistad humano-canino, este lobo ya no pudo seguir viviendo con Michel, sino que tuvo que ser resguardado por las autoridades españolas, tanto la loba como los cachorros.

Así que, para prevenir estos sustos, es mejor adoptar a un lomito de la calle o si estás dispuesto a convivir con un animal salvaje y bravo, entonces consíguete a un chihuahueño, ellos son los perritos del mismo demonio.

Compartir Típico que cuidas a un perrito durante tres años y resulta que es un lobo

Logo