Típico que rescatas y adoptas a un lindo gatito pero resulta ser un puma

Ah, numá, esa no me la esperaba

Argentina.- De los creadores de Me rifé un tiro con un puma para salvar a mi perro, y Rescaté a un perrito que resultó ser un coyote cojo, llega el nuevo mame del mundo animal: una mujer que rescató a un gatito, pero el gatito creció, creció y resultó que no era un gato, sino un puma.

Hace algunos meses, una joven en Tucumán, Argentina, salió a pescar con su hermano. Cerca de allí escuchó unos sonidos de animal, se acercó para ver qué sucedía y encontró a dos bellos gatitos abandonados a su suerte. Así que decidió adoptarlos y les llamó Dani y Tito.

Desgraciadamente, Dani murió, pero Tito, tal como lo dice su nombre, fue muy valientito, y logró sobrevivir. Sin embargo, luego de unos tres meses de que la joven conviviera con su pequeño felino, se dio cuenta de que el gathijo estaba creciendo más de la cuenta y con una fisonomía un poco extraña.

Así que la joven llamó a la Fundación Argentina de Rescate Animal para decirles que su gato andaba raro. Y así fue como descubrió que no era un simple minino de hogar, sino un puma de la salvaje naturaleza.

Tito resultó ser un yaguarundí, un pequeño puma o tigrillo que vive desde el sur de México hasta Argentina. No es tan grande como los pumas que todos conocemos, pero de todos modos se ve bien rudo y amenazador.

Dicha Fundación se llevó a Tito a una reserva animal donde le brindarán todos los cuidados y además le curarán una de sus patitas que la tiene lastimada. Mientras tanto, la mamá humana dice que aún extraña a su pumhijo y que lo irá a visitar en cuanto pueda.

Buena suerte, Tito.

 

 

 

Compartir Típico que rescatas y adoptas a un lindo gatito pero resulta ser un puma

Logo