Una medida cruel, pero justa

México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en conferencia mañanera que el fin de semana largo será suspendido para aquellos Godínez que siempre se niegan a cambiar el garrafón de la oficina.

Aseveró que estos individuos no tendrán derecho a ningún puente y tendrán que asistir a sus lugares de trabajo, aun cuando no haya nadie, esto para que les sirva de lección sobre las obligaciones, las cuales están establecidas en la Ley Orgánica del Godinazgo.

Según se lee en la fracción cuarta, segundo párrafo de dicha ley: “Todos los Godínez, sin excepción, deberán cambiar el garrafón de la oficina por lo menos una vez cada dos meses; de lo contrario, se les penalizará quitándoles días de asueto”.

Aunque dicha reglamentación existía desde hace años, nunca se había tomado en serio la medida, sino hasta ahora, debido a que el presidente López Obrador considera fundamental este tipo de medidas para prevenir deshidratación o consumo de bebidas azucaradas en la oficina.

“Nel, prro, prefiero morirme de sed y venir a trabajar todos los días, pero a mí nadie me va a obligar a cargar el garrafón, me da miedo tirar toda el agua, además qué hueva, que lo cambie el nuevo”, enfatizó un Godín desde su cubículo en la oficina vacía.

Compartir Personas que nunca cambien el garrafón de la oficina no tendrán derecho a puente

Logo