¡Alguien deténgalos!

Mundo enfermo y triste.- ¿Cómo saber cuando la humanidad ya no le teme a Dios? Muy sencillo, presenta no respeto a los animales y criaturas que habitan en este planeta, y comienza a meter mano en la creación que Papi Dios hizo él solo con sus manitas suyas de él.

Ejemplo perfecto, las atrocidades gastronómicas que deben estar haciendo llorar a todas las monjas poblanas que pasaron décadas perfeccionando el arte del buen comer.

Primero llegó la manteconcha… de hecho esa sí les salió bastante bien, puedes leer nuestra reseña aquí. Después le siguió la hamburguesa de concha, el sandwich de pollo con espagueti, los tacos de cabello humano, hasta llegar a esta atrocidad.

Canadá es su casa, su ciudad Richmond, y su motivo de ser fue una ola de calor que invadió el lugar, por lo que el restaurante Yuu Japanese Tapas decidió mezclar dos de los elementos favoritos de todos los tiempos: una sopita y una chelita.

Inspirados en la vida cotidiana de un estudiante foráneo, el chef del lugar se encontraba cocinando fideos clásicos del ramen y un caldo helado con una coloración parecida a la de la cerveza.

En efecto, el ramen-cerveza es un asqueroso clickbait. Enojado tú, enojados todos porque ya nos saboreábamos esta asquerosa combinación na’más por agregar otra historia al anecdotario de “Cosas que me intoxicaron pero sirvieron para el Instagram”.

Al servirse en un tarro cervecero y agregar espuma que aderezan el sabor de los fideos, resultó un éxito local, así como viral, debido a las fuertes imágenes que resultan de dicha combinación.

Compartir ¿Te acuerdas de la miche-elote? Pues ya llegó la siguiente aberración: ramen de cerveza

Logo