7 momentos en los que demostramos que el mexicano no domina el mundo nomás porque no quiere

Sin miedo al éxito

México.- El éxito, esa palabra que a muchos mexicanos antes les daba temor, hoy en día es algo que hasta buscamos por donde sea y como nación, lo logramos siendo envidia de otros países que se ponen bien payasos.

Poco a poco, el mexicano ha podido lograr sus metas, confiando en su esfuerzo y trabajo duro, pero más, en su muy famoso y reconocido mundialmente INGENIO.

Como en esta gran estampa que nos regala la ciudad, ¿quién quiere audífonos caros cuando una liga y una bella sonrisa lo hacen todo?

 

Ingenio como el del Bobby Rosales, un pintor de brocha gorda que se armó su paquete en la COMEX de su casa y como andan de promoción aquí, le regalaron un galón al comprar su cubeta. Sin saberlo, lo montó en su bici y se llevó sus pinturas para terminar la chamba.

Recreación:

 

Dicho ingenio es más útil a la hora de la talacha y el buen trabajo en cosas de la casa, desde cambiar un foco sin usar escalera hasta arreglar la regadera cuando se rompe.

 

Aquí podemos ver otro ejemplo de esta evolución, démosle un aplauso a este ingeniero gastronómico por favor:

 

Ni qué decir de este par, que con una carretita y una cartulina, pero mucha buena onda e iniciativa, le hacen la competencia a grandes negocios:

 

O qué tal mercadotecnia tan increíble que hasta la enorme industria del cine anda de envidiosa queriendo copiarle a nuestras ideas:

 

Estas ideas no solo aplican para nosotros mismos, sino también para los lomitos que tantas sonrisas nos arrancan llevando la felicidad por todos lados, debemos apoyarlos con este poder creativo:

No cabe duda que no dominamos al mundo y la galaxia nomás porque no nos hemos puesto a las vivas, que si sí, la Luna y Marte ya serían nuestros.

 

 

Compartir 7 momentos en los que demostramos que el mexicano no domina el mundo nomás porque no quiere

Logo