El Popo se enojó porque celebramos la caída de Tenochtitlán comiendo carnitas

Se nos dijo y se nos hizo fácil

Calle Cenzontle, esq. mi amigo el Hombre.- Después de las racionales declaraciones de la brillante senadora de Morena (oxímoron del siglo XXI), Jesusa Rodríguez, sobre el malinchismo que aplicamos al degustar unos tacos de carnitas, el Internet celebró la burla con dos de acicalada fiesta al estilo de la película Climax.

Se nos dijo, se nos hizo fácil, nadie hizo nada y el castigo llegó. Tezcatlipoca, Huitzilopochitli, Mictlantecuhtli y Coatlicue decidieron que ya estaba bueno y debíamos recibir escarmiento por perder nuestros orígenes de vista con tan sacrilego, delicioso y exquisito platillo. La respuesta era clara, Don Goyo debía castigarnos por tan aberrantes actos y por creer en dioses y mitologías falsas tales como creer que Tlaxcala existe.

Ante tal incredulidad y blsfemia, se espera que el Nahualthulu venga por nuestras impuras almas para ser devoradas por los chaneques y los duendes a los que tanto teme el actor de doblaje de La Roca. Las fumarolas son una advertencia pero como ya no queda nadie que sepa interpretar llamaradas de humo, no sabremos qué hicimos mal ni cuándo se detendrá.

Seguiremos informando, eso es lo que dirá nuestra tumba si la lava del Monte Vesubio 2.0 nos alcanza en las oficinas.

 

Oso Rulo
Oso Rulo  Ver otros 331 artículos

Fui al IMSS, nadie me volvió a ver


Compartir El Popo se enojó porque celebramos la caída de Tenochtitlán comiendo carnitas

Logo