México Mágico

Meméxico – Los que vivimos en la Ciudad de México sabemos que esto implica una gran virtud y por lo tanto una gran responsabilidad. Aprender de ella, gozar de ella y vivir de ella, son habilidades que con el tiempo, mucha práctica y resiliencia, solo los más expertos lograrán dominar.

Pero hablar del transporte público es tema aparte, ya que es algo que solo los verdaderos amantes a las situaciones extremas se atreven a experimentar. Las técnicas de supervivencia deben ir siempre en aumento, lo que nos orilla a una evolución constante, cada vez más y más fuerte.

Hoy les mostraremos la historia de un joven que pese a sus habilidades y talentos, al no darse cuenta que las puertas del metro atraparon a su compañera de aventuras, casi la pierde para siempre.

Sin embargo, esta criatura no perdió la calma y optó por ser paciente…

Pero todo tiene un límite y luego de no ver resultados, la desesperación se apoderó de su alma…

Al poco rato, quiso recobrar la prudencia y pedirle amablemente al siempre bien querido Sistema de Transporte Colectivo, Metro, que por favor le ayudase…

Pero este nunca respondió 🙁 …

El final de la línea había llegado, ya solo podía esperar lo peor…

Pese a todo, el joven seguía teniendo su mochila atrapada y con ella sus sueños e ilusiones y tal vez uno que otro tupper…

¡Esperen un momento! ¿Qué es ese viento?

Aaaaaaaaaaahhhhhhhhh

(canto celestial)

Así es amigos, el metro dio la vuelta y abrió sus puertas, liberando la mochila de este muchachito preocupado

Si bien esta historia terminó en un final feliz y el niño de la mochila azul pudo recuperar su preciado objeto, esperamos que nuestro amigo no llegara tarde a ningún lado por u descuido o que se alejara demasiado de su destino. Al final las cosas materiales se recuperan y estamos felices por que lo que se le atoró no fuera un brazo o algo así.

Compartir A este chavito todo meco se le atoró su mochila en las puertas del metro y así nos contó su triste historia

Logo