ASOMBROSO

México.- El libro de los records más sorprendentes abrió un pequeño espacio para un joven mexicano, ejemplo a seguir y buen muchacho, que ahora figura no solo como excelente mesero de la Casa de Toño, sino como humano que logró romper las leyes de la física.

Alfonso Quintero, mejor conocido como “El Chiflas”, corrió tan velozmente que rompió la barrera del sonido, de la luz y la barrera entre tú y yo, en un hecho insólito que fue entregar tres quesadillas de cochinita a tiempo.

“No dábamos un peso por él, pero se rifó, y ahora se encuentra perdido entre el espacio y el tiempo, ya que su velocidad abrió una puerta dimensional que lo absorbió por completo”, comentó el gerente que no piensa pagarle el día.

Alfonso cuando andaba de lentin en el turno nocturno

Su familia y amigos se dicen orgullos pero preocupados, ya que “El Chiflas” llevaba lo que quedaba de la pozoliza que se armaba en el restaurante cada septiembre, por lo que la familia Quintero solo comerá tostadas con crema este año.

Si usted que nos lee en otras dimensiones ve a un mesero de la Casa de Toño perdido entre su Apocalipsis o sus branquias, por favor reportar a su familia que lo esperan para Navidad allá en su casa (de ustedes) en la colonia Villanueva.

Compartir Mesero de la Casa de Toño corre a velocidad de la luz por entregar una quesadilla a tiempo

Logo