Allá en tu justiciero rancho donde, si no cumples, te amarran como puerco

Tenga, pa’ que aprenda

Centroamérica, Chiapas.- Si te gusta hacer muchas promesas, asegúrate nomás de cumplirlas todas porque, si no, la justicia tarde o temprano podría caerte con todo su peso y un bravo grupo de aguerrido pueblo podría amarrarte a un poste por andarle jugando al político prometedor.

Eso al menos es lo que se dice que ocurrió en el municipio de Siltepec, en Chiapas, donde los pobladores aprovecharon un paseo oficial de Pedro Damián González, presidente municipal de dicha zona, para amarrarlo bien amarradito a un poste como severo castigo por no pavimentar unas calles.

Sucede que los habitantes de este municipio antes le habían pedido al presidente que, por fas, pavimentara 2 mil metros de calles y entregara ayuda a las familias necesitadas. El presidente municipal les dijo que sí cómo no, por supuesto, y que lo habría de anotar en su máquina de escribir invisible.

Pero, a la mera hora, nada de nada. El presidente municipal afirmó que eso no se iba a poder debido a que es mucho gasto y se le iba a acabar la lanita del presupuesto. Por lo que sólo les garantizó que iba a pavimentar cien metros, pues la austeridad no le alcanza para más.

En consecuencia, los pobladores de Siltepec se enojaron con su presidente municipal y decidieron amarrarlo como puerco para enseñarle que debe cumplir sus promesas. En pocas palabras, le dieron una calentadita pa’ que aprenda.

Aunque esta noticia fue difundida por medios más serios que nosotros (con corresponsal y toda la cosa), la página de FB de dicha presidencia municipal publicó un comunicado para decirles que no, que puro choro, que eso ni pasó, o sí pasó, pero ya tiene. Y entre más quisieron defender, más se embarraron de lodo:

Hasta el momento, desconocemos si el presidente municipal de Siltepec continúa amarrado al poste, pero, de ser así, no sean malitos y alguien llévele una sombrilla, un pozol y unos tamales de chipilín para que aguante.

 

Compartir Allá en tu justiciero rancho donde, si no cumples, te amarran como puerco

Logo