Ellos no nos merecen

Florida.- No cabe duda de que los suaves lomitos no merecen vivir junto a los humanos, quienes la mayor parte del tiempo se la pasan drogados y no se dan cuenta del mal que le pueden ocasionar a un inocente perrito. Esto le pasó a un perro miembro de un equipo de policías antidrogas, cuando sufrió una sobredosis de éxtasis por realizarle un procedimiento a un carnal que traía consigo suficientes dosis para sedar a toda la Ciudad de México.

El policía golden retriever, entrenado para detectar cualquier tipo de estupefacientes, experimentó los mismos síntomas que presenta León Larregui todos los días, como ataques nerviosos y pérdida de las habilidades motoras, luego de hacer su chamba.

Un sujeto de 33 años, la misma edad que tenía Jesucristo cuando colgó los tenis, llevaba un maletín que ni el mismísimo Hunter Thompson hubiera logrado superar. Con éxtasis, anfetaminas, sedantes y cocaína intentó subir al barco en donde lo esperaba el suave lomito antidrogas para arruinarle su día quitándole toda su mercancía para comérsela enfrente de él.

“El perro comenzó a caminar como si estuviera borracho”, dijo el oficial Tod Goodyear, el compañero chismoso del suave lomito. “El éxtasis fue lo que más daño a mi colega; no todos estamos hechos para las mismas drogas”, señaló.

Afortunadamente el perrito fue internado tras sufrir la sobredosis y ahora ha regresado para impedir que los drogadictos sigan haciendo de las suyas, mientras echa relajo con sus camaradas policías en sus horas libres como podemos ver en el siguiente video.

Compartir Clásico que eres un suave lomito antidrogas y te das un pasón de éxtasis por hacer tu chamba

Logo