Hombre que se queja que esta generación se ofende por todo se ofende por un comercial de rastrillos

Ya estense pues

Internet.- El Nuevo Orden Mundial que trata de implantarnos la “ideología de género” ha logrado consagrarse en un nuevo comercial de lo políticamente correcto. Rapidámente feministas, feministos y manginas irradiaron su aceptación por la nueva propaganda que ingresa más fuerte que cualquier aguja hipodérmica. Pero hubo quienes salieron más afectados: los hombres, el género odiado por nacer con nepe.

Miles de hombres, armados con el botón de dislike, expresaron su descontento e indignación, sobre todo uno, un martir en de(construcción), un tal Nacho Progre, creador de los talleres de autocuidado para hombres y del famoso libro No todos los hombres: crónicas de coqueteo confundido con acoso, abrió los ojos ante la violencia misándrica.

 

Nachito, cobijado como un hombre sensible dispuesto a consolar a cualquier amiga suya que sea víctima del patriarcado, no creyó lo que estaba viendo en el video de Gillete: la maligna marca de rastrillos al servicio de la dictadura LGCBETIS y el movimiento #MeToo se había burlado de todos los hombres heterosexuales y los acusó de ser culpables por nacer violadores.

El grupo de Whats App de su familia, donde hablan de todas las injusticias sufridas por el “hembrismo”, compartió su pesar con Nacho, por haber sufrido una traición más en favor de lo progresivo politícamente correcto.

Mientras tanto un hombre, que no es ni machista ni feminista, se prepara para compartir su video de “Putin acaba con el feminismo en 90 segundos” y para recitar su mantra de feminazi.

Oso Rulo
Oso Rulo  Ver otros 390 artículos

Fui al IMSS, nadie me volvió a ver


Compartir Hombre que se queja que esta generación se ofende por todo se ofende por un comercial de rastrillos

Logo