Duerme más en el transporte público que en su casa

México.- Si los caminos de la vida no son como los pensabas, imagínate entonces cómo serán los caminos que te conducen a la escuela, sobre todo si vives hasta aquel tenebroso lugar de sombras llamado Estado de México y diariamente debes trasladarte de tu humilde colonia a tu Universidad.

Mientras que en otros países se estila mudarse cerca de la Universidad, en México acostumbramos a viajar de la escuela a la casa y viceversa de lunes a viernes, así vivas a cuarenta kilómetros de ahí.

Si tú eres un afortunado que sólo debe tomar una combi o puedes llegar caminando a la escuela, agradece a la vida que no te tocó ser tu amigo de Ecatepec que diariamente gasta muchas horas de su vida por cumplir sus labores de estudiante. Y éstas son sus características:

 

1. Te sabes de memoria las estaciones del metro (o todas las calles por donde pasa tu transporte público)

2. Desarrollas el superpoder de quedarte dormido en el transporte y despertar justo cuando te debes bajar

3. Ya no te da miedo “liberar al topo” en la escuela

4. Si tienes tres horas libres, aprendes a dormir en la biblioteca

5. Sales de tu casa cuando es de noche y regresas cuando es de noche otra vez

6. Sólo puedes ir a las fiestas si es para quedarse o si te regresas a las ocho de la noche

7. Ningún amigo tuyo conoce tu casa

8. Envidias a tu amigo el foráneo que vive a diez cuadras de la escuela (pero él te envidia más porque vives aún con tus papás)

9. Odias el metro, la gente, el tráfico, la vida…

10. Oyes tres horas de música diario

11. Acabas rápido la carrera porque estás fastidiado de viajar por horas

12. Terminas trabajando en un sitio que igual le queda muy lejos (ya luego te mudas y todo se compone)

Compartir 12 dolorosas características de tu amigo que se hace dos horas a la escuela

Logo