¡Jaque mate, chairos!

México.- Otro día más en el acontecer de nuestro México devaluado, devastado, rojillo izquierdoso 1964, pero jamás derrotado, pues Dios le da sus mejores batallas a sus mejores chairos para demostrar de qué está hecho el pueblo bueno de Andrés Manuel López Obrador.

En esta ocasión te traemos una nota que si no te enchaira ese corazón de tu sacrosanto pecho, algo está muy mal contigo, pues veremos a nuestro presidente electo en su forma más natural, más conmovedora hasta el momento…

En la gira del amor rumbo al 1º de diciembre, Andrés Manuel viajó a la capital del planeta Tierra, Monterrey, para reunirse con su antiguo rival de los memes, Jaime Rodríguez “El Bronco”.

Bronco: ¿Qué sabes del Anaya? Me preocupa. AMLO: Nada, me importa cinco hectáreas de ver…

Llegando al Aeropuerto Internacional de la CDMX, AMLO se paseaba por sus pasillos en espera del abordaje, cuando repentinamente tuvo el antojo de una torta de lomo, por lo que se detuvo en un cafecito para satisfacer su necesidad.

Mientras el abuelito de México convertido hoy en Presidente esperaba su café junto a sus compañeros de la prensa, la gente comenzó a notar su presencia y decidió pedirle al comandante de las fuerzas armadas y Mando Supremo una sencilla selfie.

¿Cuándo se había visto tal sencillez en un presidente, CUÁNDO? Desde aquellos ayeres donde Díaz Ordaz se dignaba a bajar de su torno de oro para inaugurar el Metro, no se había visto un político entrar en contacto con otro ser humano que no fueran sus guardaespaldas.

AMLO tomó su vuelo comercial a Monterrey como debió, platicó con el Bronco por un par de horas donde se dieron la paz y se enseñaron sus propios memes. Después regresó a casa, vio un catálogo de Avon, pidió un desodorante sin olor y se quedó dormido viendo una película de Bruce Willis.

Seguiremos reportando.

Compartir Superestrella del pop causa revuelo en el Aeropuerto… ¡Momento! pero si es AMLO

Logo