Dejen de experimentar con sus hijos, por fa

México.- En el pasado se le decía “la vida dura” o “las pruebas difíciles para forjar el carácter”, ahora se le conoce como “bullying” y existen múltiples campañas para evitarlo y hacer que los pequeñines de hoy en día eviten sufrir tanto como sufrieron los niños del pasado.

Una de las medidas más drásticas para evitar el bullying ocasionado por tener un nombre chistoso es que te lo cambien por un nombre más común. Y eso fue exactamente lo que le sucedió a Isaac, quien antes se llamaba Zurizadai (si te reíste, eres un maldito engendro burlón sin alma) y un día ya no quiso regresar a la escuela porque estaba hasta la madre de que sus compañeros se burlaran de su nombre.

La mamá de Isaac confesó que, desde antes de que naciera su hijo, ya tenía planeado ponerle Zurizadai, el cual es un nombre bíblico, o sea que el mal ya estaba planeado cuando apenas Isaac era un cigoto. Lo que la mamá no calculó fue que su hijo habría de entrar un día a la primaria, y ahí los morritos son bien despiadados y aplican la ley de la selva, donde los que tienen un nombre raro no pueden sobrevivir.

Según confesó Isaac, sus compañeritos siempre se reían de su nombre y transformaban la palabra “Zurizadai” en otras palabras ofensivas. Esto hacía que el pequeño la pasara francamente mal en la primaria, así que un día se cansó del pinche sistema retrógrada y ya no quiso ir más a la escuela. La madre finalmente escuchó a su hijo y logró cambiarle de nombre.

 

Ahora Isaac tiene doce años (cuando pasó esto tenía ocho) y su caso salió a la luz luego de que se revelara que en el Estado de México hubo más de 2 mil notificaciones de personas que se cambiaron de nombre tan sólo en el año pasado. La mayoría fue por motivos de bullying, y por tener nombres como Coito, Batman, Superman, Ogüen y Blanca Nieves. Pero también hubo una señora que a su hija le puso “Verónica” y luego descubrió que así se llamaba la amante de su esposo, y pos qué feo que tu hija te la recuerde.

Así que, si tú tienes un nombre muy común como Luis o Juan, o uno bien bergas como Brayan o Brandon, mejor aguántate y agradece que tus papás no eran adolescentes cuando naciste, porque, si no, te llamarías “Goku”, “Lionel Messi”, “Tránsito” o “Mia Khalifa”.

Compartir Típico que te cambias el nombre para que no te hagan bullying

Logo