Ya hasta cotiza en la Bolsa

México.- Pablo Domínguez, joven de 24 años y oriundo del pueblo mágico de Iztapalapunk, despertó esta mañana convertido en un exitoso micro empresario y pequeño emprendedor con miras a convertirse en una de las personas más ricas del planeta (tiembla, Carlos Slim; tiemblen, vendedores de Omnilife).

 

La extraña metamorfosis sucedió luego de que el joven llevara dos semanas sin poder lavar su ropa debido a la falta de agua en Iztapalapa, por lo que Pablo tuvo que empezar a ocupar sus “ropas de emergencia”, es decir, las prendas formales y de fiestas de salón que sólo usa una vez al año.

“Empecé por usar mis pantalones de vestir y mis camisas de manga larga, después no tuve de otra más que ocupar el traje azul marino que me compré hace dos años cuando se casó mi hermano mayor” confesó Pablo Domínguez desde su oficina mientras tomaba café de altura.

Según el testimonio de la madre, al joven le crecieron acciones en el mercado luego de vestir formalmente, además le surgieron cuatro colaboradores empresariales y automáticamente quedó dado de alta en Hacienda, y comenzó a invertir en “activos” para multiplicar sus ganancias a cada segundo.

Pablo Domínguez sostuvo que nunca olvidará sus raíces humildes y chacalonas “podré salir de Iztapalapa, pero Iztapalapa nunca saldrá de mí, aunque viva en Interlomas”, confesó orgulloso el empresario y agregó que nunca volverá a lavar su ropa por temor de perder todas sus ganancias.

 

Compartir Joven se convierte en empresario al vestir de traje por no tener más ropa limpia

Logo