Ya basta de atentar contra los buenos valores

México.- La Procuraduría General del Consumidor, en coordinación con la Procuraduría General de la República, acordaron castigar a aquellos indeseables individuos que acostumbran servirse primero la leche y después el cereal. La pena consistirá en recibir un baño de leche a presión en todas las partes del cuerpo.

“Estas personas merecerían un castigo peor; sin embargo, ya estamos en la era de la República Amorosa, así que nos conformamos con esta represión simbólica pero que no por eso deja de ser dolorosa”, argumentó el presidente de la Profeco.

Mientras tanto, la Asociación de Millennials Indignados consideró que dicho castigo es una mera expresión de salvajismo vil, “es denigrante que a las personas se les reprima así, ¡exigimos que las repriman con leche de almendras!”, exclamaron frente a la PGR. “O sea, está bien que los castiguen, pero ¿qué culpa tienen las vacas que es de donde saldrá la leche que los bañará?”, agregó un animalista vegano antipopotista.

Después de haber pasado por ese ejemplar castigo, los culpables tendrán que asistir a terapia psicológica para que el especialista determine qué evento traumático los orilló a servirse primero la leche y después el cereal. “Creemos que las personas que les gusta ver cómo cae la leche en el plato sin cereal tienen complejo de Edipo, pues la leche la relacionan a su periodo de lactancia” aseveró un psicoanalista.

Las personas que se reúsen a ser reprimidas por un baño de leche, tendrán una multa alimenticia la cual consistirá en sólo desayunar cereal remojado en agua simple durante un año. “Hay gente que se pregunta por qué México no es potencia mundial, y esa misma gente le pone primero la leche y luego el cereal a su plato, así no se puede”, concluyó un granadero antes de reprimir al primer culpable.

Compartir Personas que se sirvan primero la leche y después el cereal serán reprimidas con chorros de leche a presión

Logo