Ora sí, chato, ya te cacharon con las manos en la masa

Crepúsculo.- Quizá tú no te acuerdas de una terrible amenaza que invadió nuestro país por ahí de la década de los años 70. Antes del peligro que representaba el Chupacabras y el Fobaproa, existía otra temible criatura que merodeaba las casas de los mexicanos para chupar sangre y provocar mello, mucho mello: se trataba del Chiquidrácula, el vampirillo que salía en el programa de Chiquilladas.

Quien interpretaba a este personaje era nada más que Carlos Espejel, protagonista de “Chiquidrácula: el exterminador nocturno”, actor de doblaje y promotor de teatro que para este año vuelve a robarse los reflectores que alguna vez tuvo… aunque en esta ocasión a la mitad de un amor prohibido extra marital ñaca ñaca.

Actualmente, Chiquidrácula se encuentra en medio de un escandalillo debido a una carta filtrada por Alma Cero, supuesta amante y compañera de trabajo, qué digo compañera de trabajo, amiga, qué digo amiga… mejor amiga, según las palabras del siempre chamaquillo Espejel.

Aquí actuando OBVIAMENTE

Con varios rumores tras de estos dos, esta semana salió una presunta carta de Alma despidiéndose de él y su romance para siempre. Sin hacer el cuento más largo, nuestro equipo de análisis tipográfico y grafológico pudo sustraer la intención principal de la carta: “Carlos… te me vas a la verch…me quiero encontrar a mí misma….Te quiero, Alma”.

Veremos qué es lo que le depara el 2018 a nuestro querido Chiquidrácula, quien pasó de chupar sangre y causar mello, a chupar “mi tiempo y mi juventud” y causar los “¿te enteraste de…?” de los redactores de El Deforma mientras esperan a que esté el café de la cafetera.

Compartir ¿Te quieres sentir viejo y con mello mucho mello? Así luce hoy el temible Chiquidrácula

Logo