13 ridículos momentos en los que el Internet saboreó las lágrimas de ricos e influencers

Los ricos también lloran y da risa

El top 1% – Algo tienen el dinero y la fama que en cuanto la raza los adquiere es como si se fueran a vivir a un universo aparte, uno lejos de nosotros. Mientras que en la vida real los problemas de la raza implican sobrevivir, mantener un trabajo y cuidar de los suyos en un ambiente incierto, para los ricos los problemas suelen ser más banales.

Por eso es que cuando los vemos haciendo drama porque no tuvieron la casa de muñecas que querían, en lugar de entristecernos con ellos se nos sale el Parasite interior y más bien nos da risa.

Obvio no en todos los casos es así y, por ejemplo, si a Yuya le pasara algo sí lloraríamos con ella. Todo depende de la fama que se hagan los ricos e influencers. Pero en algunos casos, la queja es tan ridícula que la raza del Internet no puede evitar saborear sus lágrimas. Aquí algunos de esos casos.

1. Andrea Legarreta confesó que nunca tuvo su casa de muñecas

 

2. La boda de Protasio en San Pedro que se convirtió en un foco C*VID

3. El destino le negó a Danna Paola su castillo de Harry Potter

4. El llanto de Kanye West cuando contó que a él lo iban a abortar

 

5. La influencer que lloró cuando nadie le compraba sus fotos

 

6. El actor que hizo berrinche porque nadie lo contrata por rubio

7.  Cuando Tati Westbrook canceló a James Charles por promocionar otras gomitas que no eran las suyas

O sea, imagínate llorar frente a la cámara por unas gomitas.

 

8.  Todos los influencers que lloraron públicamente por la cuarentena

 

9. Realmente fueron muchos

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#ayQueHorrorPorqueLLoraAsi es del método

Una publicación compartida por Inventadas.Inventadas (@inventadas.inventada) el

10.  Este vato que tuvo que desinfectar su Porsche

 

11. Cuando a Mariana Rodríguez Cantú se le perdió la chancla

12. Toda la raza que se quedó sin sus ingresos millonarios de Airbnb

 

13. Cuando Chicharito hizo un berrinche por su pedido de Amazon

Compartir 13 ridículos momentos en los que el Internet saboreó las lágrimas de ricos e influencers

Logo