Influencer llora en público porque le cancelaron su cuenta y ahora va a tener que trabajar

Malditos capitalistas la quieren poner a trabajar

Paraje de la Realidad.- Jessy Taylor era un influencer con más de 100 mil seguidores en su Instagram a la cual le acaban de borrar su cuenta por reportes sobre el contenido que subió a las redes, y que la hizo explotar en llanto en un último vídeo de despedida porque ‘ahora va a tener que trabajar’.

“Sin mis seguidores no soy nada, yo antes era una completa perdedora, y todos mis ingresos los obtenía con mi Instagram’, solloza Jessy en una muestra de humor involuntario.

Según la frustrada millennial, sus padres la corrieron de la casa, tiene una deuda de 20 mil dólares en la universidad, no tiene habilidades, y lo único que sabe hacer es subir material a sus redes con el que obtenía ingresos para sobrevivir en Los Angeles.

No puedo regresar a la universidad aunque quisiera porque les debo dinero’, agregó la ex influencer en éxtasis.

Al parecer,  Instagram borró la cuenta de la chica por constantes reportes de usuarios que detectaban contenido inadecuado en los videos que subía y estaban llenos de agresividad y malas palabras, cosa que va en contra de cualquier red social.

 

“No estoy hecha para trabajar; yo trabajaba en un McDonald’s antes de Instagram, pero no quiero volver a esa vida de trabajo”, finaliza la futura socialista.

 

Le deseamos la mejor de las suertes en esta cosa rara que se llama “vida real”.

Adolfo Santino

Compartir Influencer llora en público porque le cancelaron su cuenta y ahora va a tener que trabajar

Logo