Juega bonito, Sid

La Netflix.- Uno de los villanos más impactantes de nuestra infancia sin duda fue Syd Phillips, niño con tendencias psicópatas que intentó volar en pedazos a nuestro héroe Woody en el documental Toy Story. Ahora, Sid reaparece en el ojo público como coprotagonista de “Bandersnatch”, el capítulo interactivo de Black Mirror.

Pero no todo ha fácil para Sid. Como se vio al final de Toy Story, este niño con problemas de atención perdió la razón y empezó a alucinar con juguetes que hablaban. Tal vez tu te reíste, pero Phillips fue internado en un hospital psiquiatríco en donde pasó una década lidiando con sus demonios que adoptaban forma de vaqueros y guardianes del espacio.

Tras muchos esfuerzos y desgaste de su familia, Sid logró salir adelante con su trastorno y tomó clases en el taller de actuación “Jack Nicholson” del hospital. Poco a poco, aprendió a controlar su esquizofrenia y la supo canalizar a través del histrionismo. No obstante, tuvo una recaída al enterarse que existe un muñeco con su forma.

A pesar de ello, Sid luchó por su recuperación y comenzó una carrera discreta en pequeñas obras de teatro, lo cual le permitió salir de la institución psiquiátrica. Tras una breve temporada en Inglaterra, Charlie Brooker, creador de Black Mirror, se fijó en él y pensó en un personaje para su próximo proyecto.

El proyecto se cristalizó en “Bandersnatch”, una película interactiva en donde Sid interpreta a un hacker o algo así (la neta no la hemos visto), que decide el destino del personaje principal, para lo cual se basó en su propia experiencia cuando no sabía distinguir la realidad de la ficción.

Hoy, Phillips es aclamado por la crítica y ha dejado en el pasado sus traumas de la infancia. No obstante, confiesa que no puede ver ningún tipo de juguete ya que todavía le producen brotes psicóticos.

Compartir ¿Qué fue de Sid Phillips y por qué ahora hace series con Netflix?

Logo