El Papa por fin encontró al culpable de los abusos de los sacerdotes y es… ¿el diablo?

¡¿Khá?!

Vatican´s Crew – El Papa Francisco se ha caracterizado por ser el capitán supremo de la religión más alivianado de todos los tiempos. Anda en eso del Twitter, opina de futbol, es rockstar y no se tienta el corazón para frenar a las doñitas locas y ponerles su “estate quieto”. Lo amamos mucho.

Pero resulta que andan diciendo por ahí que nuestro Papita lanzó una contundente declaración dentro de una conferencia de prensa, diciendo que la pederastia y esas cosas impropias que los sacerdotes católicos le hacen a los niños en donde les marcan y destruyen la vida para siempre es culpa ni más ni menos que del Diablo.

“El diablo está vivo, goza de buena salud y está haciendo horas extra para erosionar a la Iglesia Católica”, aseguró el pontífice.

Panchito está tan convencido de la saludable y física existencia del ángel caído, que ya le pidió a los católicos de todo el mundo unirse en oración especial cada día de octubre para intentar derrotarlo y que deje en paz a la pobrecita iglesia con la crisis de padres cochinotes y orgifiestas gays con dulces de los ilegales que atraviesa.

Obviamente, el diabólico también tiene la culpa de que los jerarcas no se hayan dado cuenta de que les estaban picando los ojos con los monaguillos y por supuesto debido a su amplia maldad y su violenta manipulación, se vieron inmiscuidos en chismesotes y actos pecaminosos e injustificables con esas ilegales almas.

“(La Iglesia debe ser) salvada de los ataques del maligno, el gran acusador y, al mismo tiempo, ser más consciente de su culpa, sus errores y abusos cometidos en el presente y el pasado

Nosotros pensamos que a los cientos de víctimas no les convencerá mucho la respuesta de que “fue el rey de la maldad”, por su parte Don Bergoglio acaba de decir una gigantesca patraña que, si bien, la mala onda existe, no anda por ahí con buena salud, debiéndole a Coppel ni convenciendo a los padrecitos a cometer fechorías. 

Compartir El Papa por fin encontró al culpable de los abusos de los sacerdotes y es… ¿el diablo?

Logo