¡Juega conmigo, no con tu celular!

Hamburgo.- El teléfono celular llegó a nosotros para hacernos la vida un poco más fácil, para mantenernos en contacto con esos seres queridos que viven muy lejos. Pero también es un hecho que el teléfono nos está alejando de esos seres queridos que viven cerca.

Muchos usan el smartphone para informarse, entretenerse, trabajar o hacer la tarea. Sin embargo, hay personas que lo usan sólo para el entretenimiento en exceso, dejando de lado sus obligaciones. Prefieren checar Facebook que cambiar un pañal… ¿y quién no? 

Cuando comenzó la revolución de la era virtual, los padres eran quienes se enojaban y hasta castigaban a sus hijos por estar todo el tiempo pegados al celular, diciéndoles que ese aparatito los iba a dejar estúpidos. Pero las cosas han cambiado, pues los papás de los millenials (y los millenials que ya son papás de la generación Z) ahora son quienes no pueden lidiar con su adicción a jugar con el teléfono, dejando a su hijos en olvido.

Es por eso que las generaciones cada día están peor: no tienen amor.

Este fin de semana miles de niños (en realidad sólo eran 150) salieron a las calles de Hamburgo, Alemania, para manifestarse en contra de sus padres que nos los pelan, ya que se la pasan jugando todo el tiempo al Candy Crush y viendo Instagram Stories.

“La única atención que me ponen es cuando me piden que les pase el cargador”, dijo un niño alemán de 8 años de edad, quien no sabe qué es el amor paternal.

Los letreros que llevaban los niños decían cosas como: “Mándame inbox a mí” o “Mi papá no me quiere hablar, ni ver”.

Según medios europeos, la manifestación fue convocada por un pequeñín de 7 años llamado Emil. El niño organizó a los infantes del barrió para que hicieran sus letreros y gritaran en contra de la terrible adicción que sufren sus padres por mandar cadenas irrelevantes vía WhastApp que no benefician a nadie.

Medios nada confiables aseguran que Emil es un pariente lejano de un chairo mexicano. 

De acuerdo con un estudio de la Fundación Freizeit Monitor, los padres alemanes dedican cada vez menos tiempo a sus hijos porque prefieren entretenerse con el smartphone, pero también son los niños quienes ocupan mucho tiempo en dispositivos digitales, ya que todos los pequeños de Alemania de entre 4 y 13 años de edad tienen su propio celular. Y nosotros a esa edad nos seguíamos entreteniendo con el Chavo del Ocho, no puede ser.

Ahora todas las personas de casi todas las edades usamos demasiado tiempo el celular. Entonces ya nadie puede quejarse, solo los niños… y Aleks Syntek

Compartir Allá en tu rancho, donde los chamacos salen a protestar para que dejes el Candy Crush y ya los peles

Logo