Ahora es políticamente correcto

México.- Llega un momento en la vida de todo chavorruco donde nos damos cuenta que sí estábamos en onda, pero luego cambiaron la onda y ahora la onda que traemos ya no es onda, y la onda de onda nos parece muy mala onda… ¡y les va a pasar a los que tienen menos de 20 años!

A veces, este momento de saber que los tiempos han cambiado nos llega cuando recordamos nuestros tazos de la infancia, o sentimos que nos duelen las rodillas, o nos emocionamos cuando escuchamos una canción de Fey. Pero también puede ocurrir que le regalas algo muy preciado a tu bendición, lo cual a ti te había hecho muy feliz en tu lejana infancia y ahora te percatas de que eso que te alegró en tus primeros años ya tiene algunas tristes modificaciones políticamente correctas.

Justo eso le ocurrió a un usuario de Twitter, quien, en un hilo, compartió claras evidencias de que este mundo ya se está suavizando para no vulnerar a los vulnerables ni ofender a los ofendidos. Se trata del famoso libro “Dónde está Wally”, el primer tomo de la colección, donde muchos de nosotros nos divertimos al buscar a este muchacho medio jipi que se escondía entre la muchedumbre. Acompáñennos a ver su triste historia:

1. Primero, el estudioso nos dice por qué tiene ambas ediciones del famoso libro:

2. Ahora, sí, nos da la primera evidencia:

3. ¡Pero qué escándala! ¡Se quiere broncear todo el cuerpo!

Aber otra vez…

4. Directo en el clasismo:

Si observamos con atención, veremos que los chicos fresas de atrás están indignados tal vez por el consumo de alcohol de los jipis, además que la chica de short verde de la izquierda también está tomando una copita de vino, pero porque no es jipi, el diseñador le perdonó su alcoholismo:

5. ¿Un niño volando? Eso es violencia, ojo aquí, Unicef:

6. Justo en el pelón de Brazzers

Nótese, además, que en los dos cuadros de abajo hay también un cambio, omitieron al soldado y pusieron a algún hombre afrodescendiente para ser más incuyentes:

7. Ay, pero qué naco que haya vagabundos:

8. Sí, es una lástima:

Quizás sólo debemos aceptar que las cosas cambian y ahora el mundo es más ligero y procura conservar los buenos valores.

Pero también puede ser que los nuevos diseñadores o editores sean personas “más responsables” y, en una de ésas, Wally hablará con lenguaje inclusivo, viajará por el mundo con su perrhijo, se declarará vegano y subirá sus fotos a Instagram…

Wally, haz lo que se te dé la gana, ya no eres chévere.

Seguiremos informando.

Compartir Este estudioso de la corrección política nos demuestra cómo Wally ya no es chévere

Logo