No más pelos volando para esta ciudad

Miaw.- Los gatitos, dulces pero siniestras criaturas que llegan a nuestras vidas, arañan nuestro corazón con sus dulces caritas y se quedan para siempre en la familia, convirtiéndose en el dueño y amo de todo por lo que has trabajado.

Sin embargo, en esta historia los gatos no tendrán un final feliz, pues este pequeño poblado considera que los mininos son nada más y nada menos que ¡una maldita plaga que está acabando con otras especies!

Para todos aquellos retractores de los gatitos, tenemos buenas noticias, ya que en Nueva Zelanda, el gobierno de Omaui (irónico porque suena a maullido) decidió implementar una drástica regla que disminuye la población felina a CERO.

Si esto llega a aprobarse, los gatos que existan al momento podrán permanecer en Omaui bajo la condición de quedarse dentro de sus hogares, ser castrados y registrados por medio del famoso chip para mascota.

Si tu gatito miu miu mi vida preciosa fallece… adiós a tener gato para siempre, pues quedará prohibido obtener otro. Si te cachan, te mandarán a la horca… existencial, ya que una vida sin “El Güero” no vale la pena vivirla.

Miles de señoras sin hijos, mujeres con más de 30 años y metaleros duros por fuera pero suaves por dentro ya se encuentran en primera fila para derrocar dicha implementación.

Por su parte, los que están de acuerdo, afirman que los gatos deben ser tratados de manera igualitaria a los perros, ya que los perros saben comportarse portando orgullosamente sus correas y quedándose en casa todo el tiempo, en cambio los gatos hacen un desmadre afuera y nadie les dice nada…

Compartir Este cruel pero justo pueblo quiere desaparecer a todos los Mishis para siempre

Logo