¿Por qué no podemos tener nada bonito?

Peñón de las Obligaciones Fiscales.- Todo es diversión y triglicéridos altos hasta que llega el SAT a arruinar nuestra  felicidad y decirnos que “pues sí, muy bonito su invento de las manteconchas y todo, pero no se hagan tontos y paguen sus impuestos”. ¿Qué le costaba dejarnos ser felices por más tiempo?

Esta entidad malévola y encargada de recaudar nuestros impuestos quiso aprovechar la tendencia de las manteconchas para llamar la atención y decirles a los internautas que dejen de alegrarse por esta nueva creación panadera, pues las manteconchas también deben pagar impuestos:

Al principio, creíamos que era una cuenta falsa que le gustaba echar tierra por diversión. Pero, no fue así; resultó ser la auténtica cuenta de Twitter del SAT quien sólo se subió al tren del mame para frenarlo y aplastar con su falta de humor todas las manteconchas que se encontrara en su camino. En seguida, a este tuit le llovieron cientos de mentadas y reacciones como ésta:

En pocas palabras, el SAT se convirtió en esa mamá regañona que te ve muy feliz jugando con tus amigos en la calle, y, cuando te metes a tomar agua, ya no te deja salir porque tienes que hacer tu tarea. Y tú te quedas mirando por la ventana, lleno de frustración y rencor.

La única pregunta que ahora tenemos es: ¿qué clase de ser diabólico y sin corazón es el Community Manager del SAT para que rompiera así con nuestros sueños e hiciera pedazos nuestra poca felicidad?

Compartir El SAT ya se metió con las manteconchas y aplastó nuestra felicidad

Logo