El primer paso siempre es aceptarlo

Ciudad de México.- En recientes años se han reportado un incremento en los casos de perritos que no pueden parar de ingerir sus propias heces. Al principio, se creyó que era una asquerosa curiosidad de las mascotas, pero paulatinamente se fue convirtiendo en un problema ¡mortal!

Ante peligroso hallazgo, la Comisión de Nacional de Suaves Perritos de México decidió dejar de lado todos los problemas y comenzar a tomar acciones al respecto. Es por eso que se construyó el primer Centro de Rehabilitación para Perritos Adictos a Comer su Popo A.C., que ayudará a dejar el consumo de popo en perritos con problemas de dependencia crónica.

“Lo que comenzó como un juego se me salió de las patas, y de repente me encontraba en el mercado negro consumiendo popo que ya no sabía ni qué traía“, confesó uno de los primeros rehabilitados en el centro. Existen trágicos casos de perros que se persiguieron la cola durante días enteros en espera de su próxima dosis.

Se espera la llegada de 245 perritos para este año, y esta cifra va en aumento gracias al número de dueños que trabajan todo el día, dejando abandonados a sus pobres criaturas, vulnerables a que caigan a este asqueroso vicio.

 

Compartir Inauguran centro de rehabilitación para perritos adictos a comer su popó

Logo