Compartir El “Perro” se proclamó precursor del lenguaje incluyente y el internet lo pasó a callar

Logo