Compartir Sólo quería vender su Wii sin sensor y el Internet le dio una lección de marketing

Logo