Si no hace caso, sacrificarán guajolotas

México.- Miles de capitalinos afectados por las altas temperaturas que azotan a la CDMX han decidido realizar un ritual infalible para que Tláloc, dios de la lluvia, envíe una fuerte y refrescante tormenta en la Ciudad.

“Yo, Brayatzin Hernández de Iztapalapa, con esta ropa y con incienso, te invoco, benevolente dios de la lluvia, Tláloc de todos los cielos, acude a nuestra ayuda con nubes grises y cargadas de agua, ven a librarnos de este tremendo calorón y haz que el Tonatiuh le baje de güevos”, expresó un habitante chilango mientras le dejaba a Tlaloc una ofrenda de cinco playeras del América y dos playeras del PRI, además de algunos calzones todos agujerados.

Así como Brayatzin, otros ilustres habitantes de Tenochtitlan hicieron lo propio con sus playeras del Haragán, San Juditas y de “Cuidado con el perro”. Incluso uno que otro fifí realizó ofrendas con camisas de marca y vestidos bien finurris, todo para complacer a Tláloc y conseguir que envíe de forma urgente un poco de lluvia.

“Tampoco queremos que se pase, porque luego inunda todas las calles y debemos sacar nuestras trajineras para transportarnos, sólo queremos un poco de lluvia para que refresque y nos quite un poco el pasuco que ya se está propagando”, puntualizó Britanitzin Xochimilca, habitante del sur de Tenochtitlan.

Además de invocar a Tláloc, otros capitalinos han decidido pedirle al dios del smog que se retire para que el cielo quede limpio. Algunos creen que la contaminación se debe a la presencia del dios Tezcatlipoca (espejo de humo), otros afirman que se trata del espíritu del antiguo tlatoani Chimalpopoca (escudo de humo), y otras más aseguran que es responsabilidad de los Quémadrepoca (automovilistas).

 

 

Compartir Capitalinos suben a tender la ropa para invocar a Tláloc

Logo