Niño se queda el fin de semana con su abuela y engorda doce kilos

“Es que estaba muy pálido”, comentó la abuelita

México.- Héctor Iñaki Rodríguez, niño de 9 años recién cumplidos, tuvo que quedarse en casa de su abuelita Lupe, debido a que sus papás necesitaban “ir” al “doctor” y no iban a poder cuidarlo durante todo el fin de semana.

Mamá Lupe, quien ya está muy acostumbrada a cuidar las bendiciones de sus hijos, suministró en Iñaki altas dosis de tamal, sándwiches, huevos con salchicha, pan dulce, chicharrón en salsa verde, frijoles, quesadillas con tortilla de harina, sopa de letras y pastas.

“Es que mi pobre nieto estaba bien pálido, siempre me lo traen mal comido, hasta con ojeras, yo creo que en su casa no lo alimentan bien”, aseguró mamá Lupe mientras le preparaba el tercer sándwich a su nieto consentido.

El pequeño de nueve años confesó que en casa de su abuela siempre le da más hambre de lo habitual, y dijo que tal vez esto se deba a que mamá Lupe cocina muy rico y no le pone chícharos a todo, como sí lo hace su mamá.

“Ahorita ya se ve un poquito más sano, hasta le veo más rosaditas las mejillas”, agregó mamá Lupe luego de que Iñaki encacheteciera notablemente y le crecieran un par de lonjas. “Es importante que mi niño esté robusto y saludable, para que pueda dar el estirón y crecer grandote como su papá”, concluyó la orgullosa abuela.

 

 

Compartir Niño se queda el fin de semana con su abuela y engorda doce kilos

Logo